El blog de María Isabel Redondo.
Cita: de estos aires nunca se preocupa uno desde el valle.
Imagen: una niña sentada en un valle. A su espalda está el mar y, más allá, una montaña azul en cuya cima brilla una estrella.

Imagen:La niña se ha puesto de pie, y ahora mira hacia el mar, la cumbre y la estrella.

domingo, 11 de julio de 2010

El mar juega al escondite

El mar
al escondite quiere jugar,
con las caracolas
y estrellas de mar.

Tali

Un día, el mar quiso jugar al escondite con las medusas, los cangrejos y las estrellas. Pero enseguida vio que era imposible: por más que los animalillos se esforzaran en ocultarse, como vivían en su seno, el mar siempre sabía dónde estaban, sin molestarse en buscarlos siquiera. Y en cuanto al mar, por mucho que tratara de esconderse, era tan grande que todos lo veían a su alrededor. ¡Como os decía, imposible!

Así que el mar, que seguía deseando con toda su alma salada jugar al escondite, decidió esconder su voz en el fondo rosado de las caracolas. Y su color azul lo ocultó en el cielo y en los ojos de algunas muchachas. Pronto, sus compañeros de juego se rindieron porque no conseguían encontrarlo.

Ahora, el mar juega al tira y afloja con la Luna… y producen las mareas.


1 comentario:

  1. Una historia preciosa, Mir. Esta que nos regalas.

    Un beso.

    ResponderEliminar